Ejercita tu cuerpo junto a tu hijo y dile NO al sedentarismo.

Si te das cuenta en estos tiempos,  nuestros hijos pasan mucho tiempo al día en el interior del colegio o la casa. No salen a la calle cuando vuelven de su jornada escolar, ya sea porque viven en zonas inseguras, porque nadie les puede acompañar, o porque se pasan muchas horas al día delante de los entretenimientos de pantalla o simplemente haciendo tareas.

Es una realidad que nos toca vivir como mamás, y aunque no lo creas tambien me pasa a mi.  Sin querer, permito hacer muchas actividades a mi hija, mientras culmino mi trabajo para luego revisar sus deberes, dar de comer, leer un cuento y a dormir . Que pesadilla no? Y encima cuando la acuesto, la veo cansada…sera el colegio? La televisión? Y de pronto surge la pregunta mas esperada. Y el ejercicio? Donde quedó? Si estas pasando por lo mismo, descubre como puedes lograr que tu hijo deje de ser sedentario.

 ¿Qué es el Sedentarismo?

El sedentarismo es la realización de actividades de OCIO, no vinculadas a la jornada escolar, donde no se produce un gasto apreciable de energía y que están frecuentemente vinculada al uso de instrumentos tecnológicos (TV, ordenador, videoconsolas, etc.)

Hoy en día, tanto los hábitos diarios como los hábitos de tiempo libre de niños y niñas han cambiado drásticamente. En la era tecnológica, se ha cambiado el juego de la calle o en el parque por la televisión, los videojuegos, el uso del teléfono móvil o de Internet.

El sedentarismo es un problema que va en aumento y pone en riesgo tanto la salud física como mental de nuestros hijos.

 ¿Porque es muy importante moverse?

• Fortalece el aprendizaje, mejora la memoria y la atención
 Aumenta la motivación y la autoestima del niño
 Mejora la calidad del sueño
• Mejora las funciones cardiovasculares y contribuye a una adecuada formación de los huesos.
 Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, cáncer, osteoporosis, diabetes y obesidad.
 Brinda estados de ánimo positivos y reducción de los estados de ansiedad y depresión.

“Un niño bien conectado con su cuerpo, consigo mismo y con un buen entorno emocional, puede empezar con los aprendizajes académicos (cognitivos) con éxito.

-Aguamarina-

 Como fomentar la actividad física

 Busca actividades que disfruten, no necesariamente para inscribirlo en un deporte competitivo, sino en poder realizar alguna actividad como nadar, montar bicicleta, bailar. La clave es poder ayudarle a descubrir que ejercicio físico le gusta más.

 Encuentra algo apropiado para la edad, notarás que en los primeros años la motivación hacia el ejercicio será la diversión en familia. Con el paso del tiempo, irá cambiando sus preferencias y podrá elegir por sí mismo.

 Pon límites en el uso de pantallas, ya sea el ver televisión, el chatear, o los videojuegos. Sustituye estas actividades con caminatas, juegos de carrera, etc.

 Recuerda que eres modelo de tu hijo, esto incluye también el ejercicio como parte de tu rutina diaria. La idea es que te diviertas, compartas rías, es un buen momento para darle todo tu apoyo en palabras y decirle que te encuentras orgullosa de él.

 Establece metas, desde tiempos cortos y actividades sencillas que tu hijo pueda realizar fácilmente hasta actividades que aumenten en duración e intensidad. La idea es mantenerlo motivado.

 Ten un plan B para los climas adversos, donde el realizar actividades en el exterior se tornan difíciles, pero puedes tener un espacio en casa que adecues y permita moverse.

 En muchas ocasiones realizar actividades físicas se vuelve un desafío, sobre todo cuando se tiene que trabajar.  Sin embargo, “No hay nada peor que saber que se adolece de algo y no hacer nada al respecto”…Te invito a recapacitar un momento: si insentivas a tu hijo a que haga deporte, ¿por qué no hacerlo tú? Si él se divierte, ¿por qué no divertirte tú con él? Si la salud de tu familia es lo más importante, ¿por qué no ser parte de ella?

 

Reflexiones

• Realizar actividad física en familia es la vía más constructiva para conseguir que tu hijo huya de la tendencia sedentaria. Es bueno que adquiera este hábito desde la infancia y lo mantenga durante toda la vida, como parte de su vida cotidiana.

• Cualquier tipo de actividad cotidiana es mejor opción que permanecer sedentario

• Muchas de nosotras no hicimos  ejercicio o no fuimos nada atléticas en nuestras vidas, pero con nuestros hijos y más en estos tiempos donde su salud pende de un hilo, es importante activarnos junto con ellos y darles una mejor oportunidad de llevar una vida sana.

“El cuerpo humano está diseñado para caminar, correr, saltar y bailar. Básicamente estamos hechos para movernos”

-Marilú Hernandez-

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on skype
Skype
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp